Otras voces

Por: Corporación Adagio

“No es dar voz a los que no la tienen. 

Es callarse para poder escucharla”.

Carlos Skliar.

Las acciones articuladas abren puertas y construyen puentes, por eso trabajamos junto a la Mesa Diversa Otras Voces de Sonsón (municipio del Oriente antioqueño) en este proceso que busca la visibilización y el reconocimiento de diversidades sexuales y de género, porque no se trata únicamente de saber que estas personas existen, también de permitirles espacios dignos de habitar en los territorios, así como consideramos valioso el reconocimiento propio desde los lugares de enunciación de quienes participaron en esta construcción colectiva. 

La Mesa Diversa de Sonsón tiene sus antecedentes en un evento artístico realizado en el 2012 que visibilizó a la población LGBTI en el espacio público, año en que Mario Cardona puso en discusión la inclusión de estos sectores en los temas presupuestales del Concejo municipal, adquiriendo por primera vez un recurso económico, y logrando que a partir de la siguiente administración se hablara de esta población en los planes de gobierno. Para ejecutar el recurso debían tener una organización, y fue así que Rogelio Marulanda impulsó la creación del colectivo Mundos Diversos que iría consolidándose desde el 2013 como Mesa Diversa, con el apoyo de Esneda Galvis, quien coordinó el grupo y sigue participando activamente. 

Agradecemos a Esneda Galvis, Diego Alejandro Morales, Estefanía Marín, Mario Cardona, Alberto Londoño y Luisa Blandón, así como a todas las personas que integran la Mesa, por su presencia y su palabra en este proceso. Agradecemos a quienes conocerán en las siguientes páginas por poner sus cuerpos, por sus narrativas orales y corporales, por permitirnos acercarnos a otras maneras de ser en el mundo. También a Patricia Orozco, Alejandra Castaño, al Fondo Lunaria Mujer y a la Revista Kronópolis por acompañar este caminar.

Lo que mostramos aquí no es la totalidad de estas personas, son fragmentos importantes de las vidas que están constantemente construyendo y transformando, posibilitando que otras formas de amar y de habitar el mundo atraviesen sus existencias. Sus cuerpos que han sufrido violencias basadas en género y/o enmarcadas en el conflicto armado colombiano, también han resistido en defensa de la vida.

Cortesía: Corporación Adagio

Laura Bustamante Jiménez

Se transforma a través del color y el amor por los animales. Su conciencia sobre las injusticias que atropellan al ser, ha despertado el deseo de estudiar derecho para construir otras posibilidades.

Se reconoce como bisexual.

Cortesía Corporación Adagio.

“Uno siempre carga con el miedo pero cuando uno escucha de la familia: ‘Te vamos a apoyar. No te vamos a juzgar’, yo creo que con eso uno queda contento y se le quita el miedo de encima”.

“La Mesa en este pueblo ha hecho demasiadas cosas. Todos tienen su historia de vida y todos son grandes personas. Saber que no soy la única, que hay muchas más personas que están unidas conmigo y que todos vamos a crecer”.

La voz de Laura amplifica la potencia de reconocer a otras personas desde sus singularidades.

Jey Marín Toro

Desde su espíritu, que desafía las injusticias y abraza la tranquilidad, descubre una pasión por la salud mental y un deseo de acompañar a otras personas en la complejidad de sus vidas.

Se reconoce como hombre trans.

“Yo siempre sigo lo que me hace feliz”.

“El apoyo que he recibido de la Mesa ha sido muy importante. Siempre están ahí para uno».

La voz de Jey le hace eco a la defensa de la autonomía sobre los cuerpos. Su cuerpo vibra en el fundamento del respeto como carácter vital. 

Juan José Castaño Betancur

En el captar paisajes, dibujar y pintar realidades, construye su lugar en el mundo, donde también quiere hacerle espacio al diseño gráfico, y en el que desea estar siempre acompañado del fútbol.

Se reconoce como chico trans.

Cortesía: Corporación Adagio.

“La persona siempre debe mostrarse tal cual es, sin miedo. Sentirse bien consigo mismo, orgulloso de lo que es cada día”.

“La Mesa de Diversidad ha sido un gran paso para hablar de estos temas, para que el municipio sea más abierto a estas cosas y haya apoyo”.

La voz de Juan José ha inspirado que otras voces, antes aplastadas por el miedo, se eleven.

Jorge Humberto Muñoz

Encuentra en la amistad la familia, en el trabajo la persistencia, y en su vida la fuerza. Su ser restablece la importancia de la participación ciudadana en el cuidado territorial. Es comerciante.

Se reconoce como homosexual.

Cortesía: Corporación Adagio.

“Riesgos hemos corrido toda la vida y seguiremos corriendo”.

“En la Mesa se tratan muchos temas de actualidad que son de interés para el fortalecimiento de la persona. Hay muchas cosas por hacer: programas de sensibilización, pedagogía y orientación”.

La voz de Jorge es tenacidad. Su existencia germina en terrenos áridos que él no para de regar.

Diego Alejandro, Alejandra o Alexandra Cardona Saldarriaga

Sus múltiples identificaciones cuestionan lineamientos sociales. Las percepciones artísticas y los conocimientos históricos que ha recogido, narran la diversidad y las violencias. 

Se reconoce como trans, de género no binario y queer (cuir).

Cortesía: Corporación Adagio.

“Decido hacer lo que yo quiero ser”.

“La Mesa siempre ha sido vinculante, incluyente. Hemos hecho muchas cosas pero faltan más. También es necesario que participe más gente”.

La voz de Diego Alejandro, Alejandra o Alexandra refleja la amplitud en las posibilidades del ser.

Edison Guarín Valencia

Se descubre en el arte y el arte hace lo mismo con él. Percibe la importancia de incidir en los espacios que habita. Es instructor de danza, gestor cultural y coordinador de la Mesa Diversa.

Se reconoce como homosexual.

Cortesía: Corporación Adagio.

“Mis derechos van hasta donde empiezan los del otro. Cuando mis actitudes empiezan a afectar al otro, yo me tengo que reinventar. Yo no soy solo en este mundo”.

“Lo que hemos hecho ahora con la Mesa ha sido mostrarla más académica, más educativa, y con presencia en diferentes escenarios del municipio”.

La voz de Edison habla de la lucha personal como motor de resignificación de la vida.

Natalia Arcila López

Alberga la conciencia de su existencia híbrida y cambiante, sabiendo que es la construcción de lo que ha vivido en compañía de otras personas. Es psicóloga.

Se reconoce como una mujer que ama a otras mujeres.

Cortesía: Corporación Adagio.

“Mientras yo esté dando amor todo va a vibrar de una buena manera. El amor nos salva”.

“Es necesario atender estos temas y construir respeto frente a esto que somos, hasta que dejen de reconocernos sólo por nuestra orientación sexual”.

La voz de Natalia es un despliegue de luz y una expansión de amor.

Visita este contenido en el sitio web de la Corporación Adagio. https://corporacionadagio.wixsite.com/otrasvoces/las-voces